Entradas

03.-Ragni

Imagen
El tic tac del reloj retumba en las tapizadas paredes de mi habitación. Todo está en completa oscuridad, pero aun así veo como las cortinas del dosel de mi cama se mueven con la suave brisa.   Mi cuerpo se siente tan relajado, de las puntas de mis pies hasta mi cabeza.Es tan cómodo que al momento de cerrar mis ojos me quedo dormida.
Un llanto
¿un bebe? Abro con pesadez mis ojos. Un bebe, se encuentra… llorando. Mi cuerpo no se mueve, tengo que ir a ayudarlo, pero, me siento tan cansada.Tengo que levantarme, tengo que hacerlo. Por el bebe.
Espera.
¿Tengo que?, ¿Por qué? Ah que cansancio. Volveré a dormir. Pero no lo logro, por mas que cierre los ojos. Por cierto ¿Dónde estoy? Esta no es mi habitación, yo jamás tuve una lujosa cama como esta.
¡¿Por qué no puedo moverme?! ¡Tengo que moverme!
El llanto se detuvo. ¿esas son… pisadas?. No, es un sonido desagradable. Es una clase de vibración, pero es molesto y me da escalofríos. No quiero ver. El sonido es cada vez mas fuerte. Mas y más cerca hasta …

02.- Desde la tumba.

Solo tenía seis años cuando nos quitaron la casa y tuvimos que ir a vivir con la tía. Mi madre comenzó a trabajar en una cafetería y a ti te despidieron de la editorial de periódicos del pueblo. Estuviste semanas buscando en los pueblos vecinos y siempre regresabas desanimado. Mis ropas comenzaron a llenarse de parches, y mis zapatos un mal aspecto. Los niños comenzaron a burlarse, pero siempre me alentabas con tus palabras. Mi tía siempre le echaba en cara a mi mamá que se había casado con un inútil y fracasado editor. Siempre le recordaba a viejos amores que ahora tenían un gran puesto en alguna empresa de la ciudad. Te descubrí escuchando cuando fui a la cocina por un vaso de leche, sostenías la taza de café temática que pinté para ti. Me sonreíste y dijiste que todo mejoraría, tocaste la punta mi nariz como solías hacerlo.

Días después regresaste abrazándonos con una gran sonrisa, habías conseguido empleo en una editorial de la ciudad. Dejarías los periódicos y comenzarías con las…

01.- Magellanica, flores bailarinas.

Ya era noche y la luna resplandecía a lo grande. Pero era imposible admirarla dentro de la estación de buses. Todos era silencioso. Había pocas personas.
En los asientos; un hombre de traje viejo revisaba su tableta. Una pareja joven se quedaba dormida apoyándose mutuamente sobre sus cabezas. Y en la fila de sillas;no lejos de ellos. Un grupo de seis chicos con ropa deportiva y un aura depresiva rodeándoles.
Una chica morena estaba recargando su cabeza en el hombro de su novio mientras tenía sus pies cruzados sobre la silla. El chico le acariciaba la cabeza mientras miraba a la nada. A su lado, una chica estaba reclinada hacia adelante apoyando sus codos en las rodillas mientras tenía la mirada en el diseño marmoleado del suelo. Su cabello oscuro ocultaba su rostro. Pero era obvio que estaba frustrada por algo pues lo tenía un poco despeinado. A lado de ella un par de hermanos gemelos. Uno estaba sentado en la penúltima silla mirando al techo con los brazos estirados en los bordes de …

Aquel Anillo

Esa promesa ingenua e inocente.
sin objeto,solo palabras sinceras.

Me lo propusiste en aquel puente
el que uniéramos nuestro futuro.

Aunque no me lo dieras en aquel entonces,
el anillo ya se encontraba en mi dedo.
Un anillo casero y de mi color favorito
llego semanas después.

Pero jamas puede darte el tuyo.
Aquel anillo plateado con franjas
de tu color favorito.
❤💛
Autor: Blake
Dedicado a M.P

El lamento de un demonio.

Lo siento, te tente sin querer.
Hice que tu alma pura y blanca se corrompiera con mi amor.

No fue mi intención dañarte.

Nunca quise esto. Pero no pude evitar enamorarme de ti.

Me dicen demonio por amarte.
Un demonio enamorado de un ángel maravilloso.
Un ángel que le tendió la mano cuando mas
necesitaba de esa cálida luz.

Lamento haberte arrastrado a mi infierno

Mi lindo ángel caído...
te hice besar la manzana prohibida.💛🍎

Autor:
Blake

Gestos que matan.

Imagen
Nos conocimos esa tarde ¿recuerdas? Tu vestías ese vestido rosa. Eras recién llegada en la oficina, mi nueva secretaria. En ese momento nada me importaba, solo vivía para trabajar. Pero cuando te vi, cambio todo. Inventaba cualquier excusa para hablarte. Fingía salir por documentos a otras oficinas para verte. Te sonreía y tú a mí. Ese momento en que recogiste ese mechón sobre tu cara y lo pusiste tras tu oreja. Te juro que me mató.
Comenzamos a hablar sobre temas fuera del trabajo. Tu risa era mi medicina y te lo confesé. Mis manos sudaban cuando te pregunté si quería tener una cita conmigo esa noche. Seguro mi expresión fue como la de un niño cuando aceptaste.
Las mejores noches me las diste tú. Esa primera donde la luna tras las cortinas de tu habitación nos iluminaba. O esa otra donde te quedaste dormida mientras veíamos una comedia en mi apartamento.
Luego nuestra boda. Te conseguí la mejor casa, con el mejor jardín. Todo lo que se mereciera mi princesa yo se lo daba.
Pero, ¿que ob…

Monstruo soy

Imagen
Me he vuelto un ser despreciable un monstruo mentiroso, hábil en el engaño. A nadie debería importarle lo que le suceda a esta criatura.
Lamentablemente con personas importantes cuento a pesar de ser un ser friolento. muerte mía libérame de este sufrimiento se esta vida que considero un tormento.
¿porque no puedo ser egoísta y libre ser? cobarde y valiente a la vez, ante la muerte. ¿porque debería vivir un ser que no tiene 
nada que ofrecer? Sintiéndose un cuerpo inerte.

Autor: Blake